3 cosas importantes que me enseñó mi hijo


Dicen que los niños son los mejores maestros. Y debo admitir que tienen razón. Ahora que soy madre debo reconocerlo, los pequeños nos enseñan cosas todo el tiempo. Solo tenemos que estar atentos para no desaprovechar esas "oportunidades de aprendizaje". 

En los últimos 3 meses me ha tocado un curso intensivo :)  Mi hijo de 3 años me ha enseñado 3 cosas importantísimas:

1. A disfrutar el momento.

Mientras él jugaba en su dormitorio con sus autitos le preparé un vaso de leche chocolatada. Como estaba tan entretenido con su juego no esperaba que estuviera muy interesado en la chocolatada. Quizás la tomara mientras continuaba jugando, sin prestarle demasiada atención. Sin embargo, cuando llegué con el vaso... me sorprendió. Dejó sus autitos y se sentó en un almohadón mientras decía "Lo voy a disfrutar acá". Hizo un stop para prestar completa atención a ese momento y a su chocolatada.

Me recordó que hay que parar para disfrutar de esas pequeñas cosas que nos hacen felices.


2. A decirle cuánto lo quiero.

En el camino de regreso del colegio pisó caca de perro. No una vez... 3 veces. Por lo tanto, no lo regañé una vez... lo regañé 3 veces (o más). Cuando llegamos a casa me dijo, preocupado, "Pero me tenés que querer igual...". Y se puso muy feliz cuando le respondí que, aunque lo regañara, lo seguía queriendo. Era algo obvio para mí, pero no para él.  

Aprendí que tengo que decirle cuánto lo quiero y que hay cosas que no deben darse por sobreentendidas, sino que es bueno decirlas, repetirlas y recordarlas.


3. A repensar la decoración.

Cuando se cayeron algunos cuadritos que estaban pegados en la pared de su dormitorio, mi hijo decidió: "Ahora, vamos a ponerlos a mi altura". Y yo, frente a esa resolución, me dije "Claro! ¿Por qué no?
¿No es más coherente que todas sus cosas estén a su altura (incluyendo la decoración)?". Pensamos la decoración desde la perspectiva de los adultos, tratando de que sea para nosotros un ambiente bonito y funcional. Se supone que los niños, a medida que crezcan, irán integrándose a ese ambiente. 

Pero, ¿por qué no pensar un espacio que resulte funcional para los pequeños?

Y casualmente encontré estos hermosos dormitorios infantiles diseñados según el método educativo Montessori para desarrollar su autonomía. Son simples, monísimos y, sobre todo, muy bien pensados:



¿Hay algo que te haya enseñado tu hijo que quieras compartir aquí? ¡Cuéntanos!

Tips de cocina para hacer tu vida más fácil

La vida en la cocina puede ser un caos... o no. Hoy quiero compartir algunos trucos que realmente hacen mi vida más fácil en la cocina. La mayoría de ellos son cosas que comencé a hacer en forma indeliberada, pero que un día noté (o alguien me hizo notar) que hacían la diferencia:

- Bowl de basura.
¿Has notado que pierdes mucho tiempo abriendo y cerrando el cesto de basura? Mientras cocino tengo un plato, un bowl o una bandeja para ir colocando las cosas para tirar (cáscaras, papeles, envases, etc.). Cuando termino, con solo un movimiento, tiro todo.



- Recipiente de remojo.
Utilizo cualquier recipiente que esté sucio como "recipiente de remojo". Puede ser un bowl, un vaso o una olla. Lo lleno con agua y voy poniendo allí los utensilios que ya no voy a usar y debo lavar luego con detergente. Empleo mucho esta técnica para los cuchillos, tenedores y cucharas. Al quedar en remojo, luego es mucho más fácil limpiarlos.


- Timer.
Si hablamos de optimizar el tiempo, el timer es un gran aliado. Colocas una tarta en el horno y no tienes que estar pendiente del reloj ni quedarte en la cocina por temor a olvidarte. Simplemente marcas en el timer los minutos correspondientes y... a otra cosa mariposa!




- Utensilios que no se lavan.
Los utensilios que utilizo para medir o agregar ingredientes secos como harina, polenta, sal o azúcar no se ensucian realmente y, por lo tanto... no se lavan. ¿Por qué perder tiempo lavando una taza medidora, una cuchara o un cernidor? A veces simplemente es suficiente con pasarles un paño, y a guardar.


- Lista de compras.
Siempre a mano un papel y un bolígrafo para anotar aquellos alimentos o ingredientes que se van terminando. Un pequeño papel colocado en la puerta del refrigerador se puede transformar, al final de la semana, en tu lista del supermercado. Esta es mi lista... sí, están viendo otro uso para los imanes de una antigua pizarra magnética :)


Mujeres: diferentes estilos de limpieza


Ordenando mis papeles encontré esta nota recortada de una revista Mía hace más de 10 años. Se titula "Las mujeres y la limpieza" y su autora es Mónica López.
  
Según Mónica, todas las mujeres limpiamos, pero no todas lo hacemos igual. Cada una tiene su estilo. Ella describe 7 estilos diferentes de limpieza. Descubre cuál es el tuyo:

* Estilo Catástrofe: mucha agua y mucho desastre.

* Estilo Estético-obsesiva: la limpieza tiene, ante todo, un sentido artístico.

* Estilo Portero: mucho brillo y pocas nueces.

* Estilo Luis XV: la tierra data del reinado de ese monarca.

* Estilo Persa: la tierra se guarda debajo de la alfombra.

* Estilo Zapping: todo por encima, nada a fondo.

* Estilo Mandrake: para encontrar una partícula de tierra hay que ser mago.

Para leer la nota completa haz clic en la imagen para verla ampliada :)

Cómo quitar rayones en paredes blancas

{Foto: Mi cuaderno}

¿Tu pequeño ha rayado la pared blanca con marcadores para pizarra? ¡No te preocupes! Puedes limpiarla con quitaesmalte de uñas. Mojas un algodón con quitaesmalte y lo pasas en el rayón hasta quitarlo.

Yo limpié de esta forma la pared de mi cocina que tenía un par de lunares rojos y una raya. Resultó de maravilla :)