Trucos para gastar menos en comida

 {feria de montevideo}

Hay meses en los cuales debemos apretar nuestros cinturones para hacer frente a gastos inesperados. Y una de las formas más inmediatas de hacerlo es reducir nuestros gastos en comida. A veces también ocurre que nos damos cuenta que estamos gastando más de lo que deberíamos o incurriendo con demasiada frecuencia en gastos innecesarios (léase delivery, salidas a comer o alimentos procesados), y es preciso reorganizarnos para volver a ajustarnos al presupuesto. Seguramente has pasado por alguna de estas situaciones :)

Personalmente, para reducir nuestros gastos en comida, suelo poner en práctica, con más ímpetu que de costumbre, los siguientes hábitos:

- Utilizar los sobrantes inmediatamente.

Cada vez que te sobre algo de comida piensa inmediatamente cómo puedes reutilizarlo. Si lo dejas en el refrigerador, sin un destino definido, seguramente terminará en la basura. Lo mejor es decidir inmediatemente en qué se convertirá: sopas, croquetas, tarta, hamburguesas...

Las croquetas, tortillas y hamburguesas son excelentes ideas para reciclar alimentos sobrantes como arroz, carnes, legumbres o verduras.

El arroz del día anterior mezclado con salsa bechamel, queso rallado, huevo y perejil puede transformarse en deliciosas croquetas. Es muy simple, con esa mezcla armas las bolitas, las pasas por pan rallado, luego por huevo batido, nuevamente por pan rallado y las llevas al horno (lamento no tener fotos).

Los restos de pescado mezclados con porotos sobrantes, huevo, perejil y curry hacen unas deliciosas hamburguesas como estas:
{hamurguesas de pescado y porotos con perejil y curry}

Un salteado de repollitos de bruselas (o cualquier otra verdura) con cebolla puede, agregándole queso y un par de huevos, convertirse en una deliciosa tarta.

Lo que más me gusta de cocinar con sobrantes es que son recetas irrepetibles. Nunca volverás a prepararlas con exactamente los mismos ingredientes ni cantidades, lo cual las hace únicas :)


- Preparar más comida casera.

{pan casero}

Es evidente, la comida hecha en casa es más económica (además de más sana y sabrosa) que la comida comprada. Además del pan y las masas para tartas caseras, he incursionado ultimamente en la preparación de mi propia, facilísima y deliciosa ricota:

{ricota casera}

¿Quieres intentarlo? No te llevará más de 30 minutos. Sigue estas instrucciones:

1. Mezclar 1 litro de leche tibia + pizca de sal + jugo de un limón
2. Esperar unos minutos.
3. Escurrir utilizando un paño fino unos 20 minutos.
4. ¡Listo! Utilizarla para untar o mezclada con espinaca en rellenos de pastas o tartas, ¡deliciosa!

Otras de mis recetas caseras favoritas:

- Flan casero

- Salsa de tomate (para pizza, pastas o dip).

- Jarabe de chocolate.


- Aprovechar los alimentos al máximo.

¡Cuántas veces tiramos partes de alimentos, principalmente frutas o verduras, que son perfectamente comestibles! Nos cuesta acostumbrarnos a utilizar las hojas de la remolacha, los tallos de la acelga o las cáscaras de naranja:

- 3 ideas para utilizar las hojas de remolacha.

- Cómo aprovechar las cáscaras de naranja, limón o mandarina.

- Cómo convertir el pan viejo en pan fresco o en pan rallado.


- Preparar platos económicos.

A la hora de pensar en el menú es conveniente incluir cada semana comidas rendidoras y preparadas con ingredientes baratos. Mis básicos son (para esta fría época del año): polenta con salsa de tomate, guisados (con lentejas, verduras y arroz), sopas y la infaltable pizza con mozzarella. También la torta básica de un huevo con sus mil variantes.

{ensalada de arroz, atún, huevo, tomate, lechuga y zanahoria}


- Comprar menos carne.

Reducir el consumo de carne es muy bueno para nuestro bolsillo. Por eso planifico algunas comidas vegetarianas a la semana. Mis platos preferidos sin carne son: pastas con salsa de tomate, pizzas, tartas de verduras, guisados con legumbres.

{guisado con lentejas y vegetales}

- Comer más en casa y menos afuera.

Evitar los restaurantes, así como también el delivery, y organizar más comidas en casa es una obligación al momento de controlar los gastos en la alimentación familiar.

Ahora es tu turno. ¿Cuáles son tus trucos para reducir tus gastos en comida?