3 cosas importantes que me enseñó mi hijo


Dicen que los niños son los mejores maestros. Y debo admitir que tienen razón. Ahora que soy madre debo reconocerlo, los pequeños nos enseñan cosas todo el tiempo. Solo tenemos que estar atentos para no desaprovechar esas "oportunidades de aprendizaje". 

En los últimos 3 meses me ha tocado un curso intensivo :)  Mi hijo de 3 años me ha enseñado 3 cosas importantísimas:

1. A disfrutar el momento.

Mientras él jugaba en su dormitorio con sus autitos le preparé un vaso de leche chocolatada. Como estaba tan entretenido con su juego no esperaba que estuviera muy interesado en la chocolatada. Quizás la tomara mientras continuaba jugando, sin prestarle demasiada atención. Sin embargo, cuando llegué con el vaso... me sorprendió. Dejó sus autitos y se sentó en un almohadón mientras decía "Lo voy a disfrutar acá". Hizo un stop para prestar completa atención a ese momento y a su chocolatada.

Me recordó que hay que parar para disfrutar de esas pequeñas cosas que nos hacen felices.


2. A decirle cuánto lo quiero.

En el camino de regreso del colegio pisó caca de perro. No una vez... 3 veces. Por lo tanto, no lo regañé una vez... lo regañé 3 veces (o más). Cuando llegamos a casa me dijo, preocupado, "Pero me tenés que querer igual...". Y se puso muy feliz cuando le respondí que, aunque lo regañara, lo seguía queriendo. Era algo obvio para mí, pero no para él.  

Aprendí que tengo que decirle cuánto lo quiero y que hay cosas que no deben darse por sobreentendidas, sino que es bueno decirlas, repetirlas y recordarlas.


3. A repensar la decoración.

Cuando se cayeron algunos cuadritos que estaban pegados en la pared de su dormitorio, mi hijo decidió: "Ahora, vamos a ponerlos a mi altura". Y yo, frente a esa resolución, me dije "Claro! ¿Por qué no?
¿No es más coherente que todas sus cosas estén a su altura (incluyendo la decoración)?". Pensamos la decoración desde la perspectiva de los adultos, tratando de que sea para nosotros un ambiente bonito y funcional. Se supone que los niños, a medida que crezcan, irán integrándose a ese ambiente. 

Pero, ¿por qué no pensar un espacio que resulte funcional para los pequeños?

Y casualmente encontré estos hermosos dormitorios infantiles diseñados según el método educativo Montessori para desarrollar su autonomía. Son simples, monísimos y, sobre todo, muy bien pensados:



¿Hay algo que te haya enseñado tu hijo que quieras compartir aquí? ¡Cuéntanos!

15 comentarios:

  1. Que lindo post amiga, lo cierto que los hijos nos enseñan tanto... una de mis hijas me enseñó a defender la independencia cuando me dijo: "dejame hacer lo que yo puedo hacer y vos hacé lo que yo no puedo" , gracias por el tema y saluditos !

    ResponderEliminar
  2. Hola!!

    Ayer a mi hijo le estaba diciendo que me tenia que ayudar con cosas de la casa. Le pregunté : qué te gustaria hacer a vos? Jugar....

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja... sin dudas su tarea preferida es jugar! Buen recordatorio :)

      Eliminar
  3. Que bonita entrada! Me han encantado los dormitorios y me ha gustado mucho la idea de los colchones en el suelo, me estoy planteando hacerlo con mis niños, no entiendo como no se me ha ocurrido algo tan simple! Tanta barrera para que no se caigan y colchones pro el suelo por si se escurren por un lado...
    Uno de mis peque duerme en una cuna de ikea a la que le he quitado un lado, y le pongo otro colchon en el suelo porque cada noche se cae. Pero el otro día vi una propuesta de convertir ese tipo de cunas en un escritorio y creo que me voy a poner a ello y el colchón al suelo, ya os enseñaré que pasa, gracias por la idea!! Mis niños me enseñan cosas cada día. Hoy por ejemplo estaba preguntando en mi blog por un aparatejo que no sabía como enseñarles a usarlo, pues un rato depués de publicar la entrada está uno de mis niños jugando con el aparato a su manera girando unas ruedas giratorias la mar de entretenido, como diciendome "que no ves que se hace así!" jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue los mismo que yo pensé cuando los ví... "como no se me ha ocurrido algo tan simple!" :)

      Eliminar
    2. Ya lo he hecho! lo he publicado en mi blog, no me ha quedado tan mono tampoco te pienses, jajaja

      Eliminar
  4. Una entrada preciosa, concuerdo con estos mismos aprendizajes, para mi hija fue una gran ilusión cuando nos mudamos y con sus 2 añitos pudo escoger ella misma donde poner los cuadros de nuestros amigos y familiares :o)
    Saludos,
    Palmira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Palmira! Gracias por pasarte por aquí y compartir :)

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo con vos... constantemente nos enseñan cosas. Creo que está en uno, parar un segundo y darse cuenta de eso. Es que vivimos taaaaan acelerados!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho. Lo he compartido en el resumen de blogs semanal de Bebés y más:

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-cxxxiv

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola. REcién te encontré y ya soy seguidora tuya. Me he recorrido todo tu blog y me ha encantado, cuántas ideas me has dado y cuánto me has ayudado.
    Decirte que mi hijo me enseñó a besar, a amar por encima de mi vida, a ser INMENSAMENTE FELIZ sólo con una mirada suya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª José! Gracias por tu visita y por tu comentario :)

      Eliminar
  8. como siempre tus notas me encantan y la verdad que la idea de poner la decoración a su altura me parece genial pues siempre me mueve las cosas a su gusto, mi hija me enseño que no todo debe ser perfecto para que sea bello y el orden no siempre debe ser una prioridad en ocasiones sentarnos juntas a ver un dibujo o leer un cuento vale mas que tener la casa impecable.

    ResponderEliminar