Condimentos con más sabor

Para mantener los condimentos secos (orégano, adobo, canela, etc.) en óptimas condiciones recuerda no espolvorear directamente desde el envase sobre la olla humeante. Es mejor colocar la cantidad a utilizar en un recipiente pequeño, en la mano o en una cuchara, y luego agregarlos a la comida. De esta forma evitarás que el condimento se humedezca con el vapor. Se mantendrá en mejores condiciones, conservando así su sabor.

Organizar la alimentación familiar

Cuando hablamos de la alimentación familiar casi todas las amas de casa y mamás queremos lo mismo: ofrecer a nuestra familia una alimentación sana y sabrosa sin invertir ni mucho dinero, ni mucho tiempo.

Organizar la alimentación de toda la familia no es tarea sencilla; pero tampoco es una misión imposible. Al igual que el resto de las tareas de la casa, tiene algunos secretos. Y yo, como la mayoría de ustedes, tengo mis propios trucos para lograr que todos en casa coman rico y sano, sin pasar el día entero en la cocina.

1. Organizar las compras.

Hasta hace muy poco tiempo (el mes pasado más precisamente) realizábamos todas las compras en forma semanal, ya que no teníamos demasiado espacio destinado a almacenar alimentos. A partir de ahora, que tenemos una nueva casa con otras posibilidades (principalmente de espacio), nos organizamos de la siguiente forma:
  • una vez al mes compramos alimentos no perecederos como harina, arroz, enlatados, etc. Esta compra la hacemos directamente en el supermercado o vía internet :)
  • una vez por semana voy a la feria a comprar frutas y verduras, huevos, quesos y pescado fresco.
Es muy bueno tener definidos los días destinados a las compras. Ahorras mucho tiempo, dinero y preocupaciones.

2. Planificar el menú semanal.

No todas las semanas tengo un menú perfecto y organizado; pero al menos sí está decidido cuándo comeremos carne roja o pollo, o qué prepararé con el pescado. No repetiré aquí cómo hacerlo, ya hemos hablado antes de eso. Y seguramente también ya conoces mi anterior menú semanal.

3. Aprovechar el freezer.

¿Te has fijado que te lleva casi el mismo tiempo preparar 1 litro de salsa de tomate que un taza? ¿Y que además ensucias la misma cantidad de cosas (cuchillo, tabla de picar, olla, etc.)? Entonces, cada vez que cocines cualquier menú, hazlo en mayor cantidad y guárdalo en el freezer.

4. Elegir recetas sencillas.

Las recetas sencillas llevan menos ingredientes y menos tiempo en la cocina. Además, es más probable que te queden bien.

5. Fijar horarios para las comidas.

Desde que mi niño empezó a comer, la hora del almuerzo siempre ha sido entre las 12:00 y las 12:30 hs. Recientemente hemos definido también un horario para la cena: 21:00 hs. Tener horarios fijos para las comidas te ayuda a mantener una rutina y a organizar mejor tu tiempo durante el día. También es una buena costumbre para fomentar en los niños el hábito de tener horarios regulares para las comidas.

Ciertamente, la alimentación familiar pasa por diferentes etapas y circunstancias. Espero que alguno de mis tips te resulte útil. ¿Cómo organizas la alimentación de tu familia?

Primer año de Ama de Casa y Mamá

Este mes Ama de Casa y Mamá cumple su primer año.

Durante estos 12 meses hemos aprendido a hacer jarabe de chocolate, a optimizar el tiempo on line y a leer las etiquetas de las prendas. He compartido algunas de mis recetas y también algunos trucos para ahorrar tiempo y dinero en casa. Confesé ser una mamá introvertida y reconocí que tengo días difíciles, en los cuales estoy irritable y malhumorada.

Este primer aniversario es la excusa ideal para darte las gracias. Gracias por tomarte tiempo para leer el blog y, sobre todo, por contarnos tu propia experiencia o hacernos saber tu opinión. Sin tu participación esto no tendría mucho sentido. Es bueno saber que estamos conectadas y sentirnos acompañadas. ¡Gracias por estar allí!

¿Irritable y malhumorada? 3 hábitos para sentirte mejor

El estrés, el cansancio, la falta de sueño o las repetidas rabietas de los pequeños pueden convertir a una mamá cariñosa y tolerante en una mamá irritable, quejosa y malhumorada. Y todo se vuelve insoportable: los niños, la casa, la familia, los vecinos...

Algunas mamás debemos trabajar más que otras para mantener la paciencia y el buen humor. Y mucho más para conservar la calma y la tranquilidad. Si también estás pasando por un momento en el que debes recuperar el control y la serenidad, te sugiero revisar algunos hábitos cotidianos. Quizás mantener la armonía familiar no sea tan difícil como pensamos :)
  1. Levántate más temprano.
    Es fundamental (al menos para las mamás introvertidas como yo) levantarse como mínimo una hora antes que los niños para tener un momento de tranquilidad para concentrarse en alguna tarea importante o, simplemente, para poner la casa en funcionamiento.

  2. Vístete para salir.
    Cuando estamos solas en casa con los niños y no tenemos que salir, no prestamos mucha atención a la ropa o el maquillaje. ¿Has pasado la mañana (o el día entero) de pantuflas o sin peinarte? Yo sí. ¡Basta de estar todo el día de pantuflas y de ropa de andar por casa! Para cocinar utiliza un delantal; y usa la "ropa de limpieza" solo para limpiar. El resto del día vístete de manera que, si quieres salir, no tengas que cambiarte.

  3. Sal a dar un paseo.
    Salir a caminar y respirar aire fresco debería ser una obligación diaria para las mamás que están todo el día en casa. Un paseo al aire libre, por más breve que sea, ayuda a distraerse y mantener el buen humor.
¿Tienes algún consejo?