Cómo mantener una casa (con niños) limpia y ordenada

En uno de los primeros posts sobre cómo crear un plan de limpieza real, una mamá comentó los siguiente: "Una casa limpia y ordenada solo existe cuando se es soltero o cuando se es recién casado y aún no llegan los hijos..."

Es verdad, cuando llegan los niños es muy difícil mantener el orden y la limpieza, al menos en la forma en que lo hacíamos antes. Hay que reorganizar las rutinas familiares y enfocar las tareas de la casa desde otra perspectiva. Estos son los mejores consejos que he recibido, y que me han ayudado, para mantener una casa limpia y ordenada:
  • Planifica una rutina semanal.
    Te ayudará a organizarte y aprovechar mejor el tiempo (que siempre parece poco). Decide cuáles son las tareas básicas, que es necesario realizar a diario; y para el resto hazte un cronograma. ¿Necesitas alguna idea? Te presto mi calendario semanal :)

  • Todo plan debe ser flexible.
    Tanto el plan de limpieza como el menú semanal, deben poder modificarse y adaptarse a los imprevistos que surgen. Evitarás frustraciones por no poder cumplir el plan original.
  • Usa pequeños bloques de tiempo.
    Olvídate de destinar 2 ó 3 horas de corrido a la limpieza de la casa. Si pasas el día sola en casa con tu/s niño/s, esto es imposible. Lo mejor será dividir el trabajo en tareas que no te lleven más de 10, 15 ó 20 minutos: tender una cama, vaciar el cesto de basura, ordenar una parte de la casa...

  • Limpia y ordena mientras los niños están despiertos.
    No esperes que se duerman para limpiar y ordenar; hazlo mientras están despiertos. De esta manera verán que la casa no se limpia sola, que es necesario ocuparse de ella, e irán familiarizándose con las tareas domésticas. Y tú podrás aprovechar la hora de la siesta para disfrutar (a solas) cualquier actividad que te guste.

  • Deja que te ayuden en las tareas de la casa.
    Intégralos en las tareas domésticas; aunque eso signifique destinar 20 minutos en vez de 5 a tender la cama. A mi pequeño de 2 años le encanta ayudarme a poner la ropa en la lavadora, llevar cosas de la cocina al comedor o mover sus juguetes de lugar mientras lavo el piso.

  • Utiliza el tiempo muerto.
    Hay varios momentos durante el día que, si no los aprovechas, se transforman en tiempo perdido. ¿Te has fijado cuántas cosas puedes hacer en la cocina en un minuto (o menos)?
¿Tienes niños? Cómo te organizas para mantener la limpieza y el orden?
Foto: Flickr (Erik Pierson)

Cómo aprovechar el pan viejo: Pan rallado casero

¿Qué haces con los pequeños trozos de pan que van quedando luego de varios días? Yo los guardo en una bolsa en el freezer. Al cabo de un tiempo, cuando he juntado una cantidad razonable, los descongelo, los corto en trozos más pequeños y los tuesto en el horno hasta que estén completamente secos. Luego los paso por la licuadora o procesadora y... voilà! Pan rallado casero.

Foto: Flickr (Clint Fowler)

Solución efectiva y ecológica contra los mosquitos

En casa todos los veranos nos invaden los mosquitos. En los últimos años probamos varias alternativas para combatirlos, pero ninguna era realmente eficaz. Insecticidas en aerosol, tabletas, lociones antimosquito... nada parecía dar resultado.

Este año decidimos probar con un antiguo método: el mosquitero. Así como al pequeño le colocamos un tul sobre la cuna para protegerlo, resolvimos emplear el mismo sistema en nuestra cama. Se trata de un tul que cuelgas en el techo y cubre toda la cama (exactamente como ves en la fotografía).

La que aparece en la foto no es nuestra cama, pero te aseguro que es idéntico y está colocado exactamente igual. Nosotros lo conseguimos en Tienda Inglesa, donde lo vimos por primera vez y (por suerte) no dudamos en comprarlo.

¿Cómo proteges tu hogar de los mosquitos?

Foto: Tienda Inglesa

Organizar las tareas de la casa: mi rutina semanal

Limpiar, lavar, planchar, ordenar, encerar... la lista de tareas de la casa parece ser interminable. Por eso es necesario organizarlas de modo de llevarlas a cabo en el menor tiempo posible. Para mí la solución fue crear una rutina semanal.

En primer lugar debo aclarar que hay 3 tareas que son básicas y, por lo tanto, deben realizarse diariamente:

- tender la cama.
- sacar la basura.
- lavar la loza.

Hay otras tareas que no es necesario hacerlas todos los días. Es suficiente con realizarlas una o dos veces por semana y hay diferentes formas de organizarlas: puedes destinar cada día a limpiar una habitación de la casa (dormitorios el lunes, baño el martes, etc.) o elegir una tarea que abarque toda la casa (pisos el lunes, vidrios el martes, etc.). Yo prefiero la combinación de ambos métodos; de allí surgió mi rutina semanal. Algunos días me dedico a limpiar sectores determinados como el baño y la cocina. Otros, a realizar una misma tarea en toda la casa como lavar los pisos. Y otros, a tareas específicas como lavar, planchar, cambiar sábanas y toallas, planificar el menú, etc.

Este es mi calendario semanal:

Lunes: lavar los pisos, cambiar toallas y paño de cocina.

Martes: limpiar superficies.

Miércoles: limpiar el baño, lavar ropa y planchar.

Jueves: lavar los pisos, cambiar toallas y paño de cocina.

Viernes: limpiar la cocina.

Sábado: cambiar sábanas y toallas, lavar ropa y planificar el menú semanal.

Domingo: ir al supermercado y cocinar para la próxima semana.

Si aun no tienes un calendario semanal definido, quizás este te resulte útil para comenzar a organizar las tareas de la casa. Recuerda adaptarlo a tus propias rutinas, al tamaño de tu casa y al de tu familia.

Foto: Flickr (chezlarsson)