Mi máquina de hacer (no solo) pan

Hoy quiero presentarte mi mano derecha en la cocina: la panificadora o máquina de hacer pan. Es un aparato que mezcla, amasa, leuda y cocina. Parece increíble, pero es verdad. Colocas los ingredientes necesarios, eliges el programa indicado y, al finalizar el mismo, obtienes un pan recién horneado o una masa leudada pronta para utilizar.

- Pan

Tienes un pan de molde a tu gusto. Puedes agregarle harina integral, semillas de lino, de sésamo, avena, salvado. Puedes seleccionar el tamaño y el color de la corteza.

Al comienzo utilizaba el programa 1 (básico) que tarda 3 horas. La principal ventaja de este programa es que puedes programarlo por la noche para que el pan esté recién hecho por la mañana. Actualmente empleo el programa 6 (super rápido) que me permite tener un pan calentito en 58 minutos.

- Pizza

Colocas los ingredientes en la máquina y al cabo de una hora y media retiras la masa pronta para formar la/s pizza/s, cubrirlas con salsa y llevarlas al horno. Te aseguro que no te lleva más de 30 minutos y quedan deliciosas.


- Pan tortuga

Ideal para hamburguesas o "chivitos". La panificadora hace el amasado y el leudado. Tú formas los panes y los cocinas en el horno convencional.


La marca de mi panificadora es Zero Watt y la compramos en Motociclo. Cuenta con 12 programas diferentes: panes, torta, amasado, mermeladas y jaleas. Cada receta o programa tiene sus trucos, pero es muy sencilla de utilizar. Y un detalle importante: es muy fácil de limpiar :)

Pan tortuga (para hamburguesas) hecho en casa

El pan tortuga o pan para hamburguesas también puede ser hecho en casa. Encontré la receta en el blog Pao, Bolos e Cia. y pensé "tengo que probarla". Yo utilicé la panificadora, pero también puedes amasarlo a mano.

Ingredientes:
1/2 taza de agua tibia
1/2 taza de leche
2 cucharadas de azúcar
2 cucharaditas de sal
2 cucharadas de aceite
3 tazas de harina
2 1/2 cucharaditas de levadura seca

Pasos:
1. Colocar los ingredientes, en ese orden, en la máquina de hacer pan.
2. Elegir el programa "masa". En mi máquina es el Nº 8 y tarda una hora y media.
3. Sacar la masa de la máquina y colocarla sobre la mesada enharinada.
4. Quitarle el aire y formar los "bollitos" (a mí me salieron 7).
5. Colocarlos en una fuente para horno, cubrirlos con un paño y dejarlos leudar hasta que doblen su volumen (como yo no tenía más tiempo, me salté este paso).
6. Pintarlos con agua y espolvorearlos con semillas de sésamo.
7. Hornear durante 15 a 20 minutos.
8. Al sacarlos del horno volver a pintarlos con agua.

Ser mamá te cambia la vida

La vida cambia mucho una vez que te conviertes en mamá. Kleenex Mums realizó este año una encuesta a madres australianas para conocer sus pensamientos y sentimientos acerca de la maternidad. Cuando les preguntaron cómo las cosas habían cambiado al convertirse en madres, obtuvieron estas respuestas:

- tiempo.
- comer mejor.
- estrés.
- cambio completo de prioridades.
- no todo es acerca de mí.
- abandonar el trabajo.
- tener alguien que depende exclusivamente de mí.
- paciencia.
- ponerme a mi misma en último lugar.
- nunca estás sola.
- aumento de peso.
- crear un equilibrio.
- aprovechar cada segundo del día.
- todo.
- juguetes por todas partes.
- lavar más.
- menos tiempo para mí.
- pensar sabiamente.
- mi cuerpo.
- sentimientos abrumadores de amor y orgullo.
- madrugar.
- estilo de vida.
- menos salidas.
- estar de guardia 24 hs, 7 días a la semana.
- dormir... oh, cómo lo extraño!
- entender el verdadero amor.

Si tuviera que hacer un ranking no sabría cómo ordenar las respuestas, realmente son tantos los cambios... ¿Cómo ha cambiado tu vida desde que eres mamá?

Ama de Casa y Mamá (im)perfecta

La semana pasada me topé con varios posts y frases sobre perfeccionismo; y no pude dejar de darme por aludida :) ¿Cuántas veces como amas de casa y mamás queremos, no solo hacer todo, sino hacer todo perfecto? Y como alcanzar la perfección es imposible, los resultados son siempre los mismos: estamos desconformes, lo que hacemos nunca es suficiente, no comenzamos una tarea porque sabemos que no podremos terminarla o no podremos realizarla tan bien como nos gustaría.

Julie, en su post titulado "¿Perfeccionista?" decía que:

"Exigimos la perfección, no solo de nosotros mismos, sino también de los demás, particularmente nuestra pareja y nuestros hijos. Esta exigencia de perfección supone una gran presión para los matrimonios y las familias actuales."

Mi vida está lejos de ser perfecta. No siempre soy tan organizada como parece y mi casa no está tan limpia y ordenada como me gustaría. Varias cosas escaparon a mis planes la semana anterior; por ejemplo:

- no cumplí el plan de limpieza; solo hice las tareas básicas.
- no escribí un post en toda la semana.

Debemos aceptar que no siempre podemos hacer todo y que las cosas no siempre saldrán como esperamos. Por eso, para luchar contra el perfeccionismo es bueno memorizar 3 de los puntos que menciona Julie:
  • No eres perfecta, y nadie a tu alrededor lo es.
  • Tus hijos no se comportarán siempre exactamente como tú quieres.
  • Tendrás días malos.
En su blog, Kate resume estos puntos estupendamente:

"La vida no es perfecta. Yo no soy perfecta. Nadie es perfecto. Disfruta el caos y la locura, encuentra la belleza en el desórden, ten algo de perspectiva... porque estos días imperfectos no durarán para siempre, y cuando hayan pasado los extrañarás."

Foto: Flickr (cherry addict)