Primera salida con el bebé: ¿qué llevar?

La primera salida con el (primer) bebé es todo un tema. No es tan sencillo como parece. Organizarse, llegar en hora y no olvidarse de nada resulta todo un desafío. No importa si van al pediatra, a casa de amigos o familiares. Tienes que pensar que puedes demorar más de lo previsto y que puede ocurrir algo inesperado.

Es buena idea tener una lista en la cual verificar (antes de salir) que llevas todo lo necesario. Esta era mi lista básica para armar el bolso las primeras semanas:

Para el bebé:

- varios pañales.

- cambiador.

- toallitas húmedas.

- bolsa para pañales sucios.

- una muda de ropa.

- un par de toallitas pequeñas para utilizar mientras lo amamantas.

- carné de salud del niño, en caso de que necesite atención médica.

- documento de identidad (si ya lo tiene).


Para la mamá:

- una muda de ropa, por si ensucias lo que traes puesto.

- una botellita con agua y algo para comer (fruta, yogur, pan, galletitas o nueces).

- pañuelos desechables.

- protectores de lactancia.

- toallas femeninas.

- alcohol en gel para desinfectar tus manos (sobre todo cuando no puedes lavártelas).

- documentos.

- dinero.

- cámara de fotos para tener un recuerdo de la primera salida :-)

¿Qué agregarías?

Foto: Flickr (Mint and Lilac)

¿Sabes leer las etiquetas de las prendas?

Para mantener la ropa en perfecto estado es importante respetar las indicaciones para su correcto lavado, secado y planchado. Cada prenda tiene en la etiqueta una serie de símbolos que te indican qué cuidados debes tener para conservarla en buenas condiciones. ¿Conoces el significado de cada uno de ellos? Aquí tienes una guía que te ayudará a descifrarlos:

Símbolos relativos al lavado:

Símbolos relativos a la lejía o lavandina:

Símbolos relativos a la limpieza en seco:

Símbolos relativos al secado:
Símbolos relativos al planchado:
Fuente: enfemenino.com
Foto: Flickr (tcanales)

Yemas de huevo crudas: cómo conservarlas

¿Te sobraron yemas de huevo crudas? ¡No las tires! Puedes conservarlas en el refrigerador durante 2 ó 3 días:

Al separar las yemas de las claras debes tener cuidado que no se rompan.
Luego las colocas en un recipiente, las cubres con agua y las llevas al refrigerador.

Foto: Flickr (kattebelletje)

10 cosas que puedes hacer en la cocina en un minuto (o menos)

Hay tareas de la casa que nos llevan mucho menos tiempo del que pensamos. Y a lo largo del día hay minutos de espera que, para evitar que se transformen en tiempo perdido, podemos aprovechar para ir eliminando tareas pendientes.

Por ejemplo, ¿qué haces mientras calientas algo en el microondas durante un minuto? ¿Te sientas a esperar o aprovechas para hacer algo?

En la cocina hay muchas cosas que podemos hacer en un minuto (o menos):

1. vaciar el cesto de basura.

2. regar una planta.

3. escurrir la esponja.

4. guardar la loza del escurreplatos.

5. juntar migas.

6. poner un paño o repasador limpio.

7. lavar una taza (o más de una).

8. ordenar la encimera o mesada.

9. pasar un paño por el exterior del microondas.

10. preparar el biberón para el día siguiente.

¿Qué otras cosas puedes hacer en un minuto? ¿Qué otro momento del día identificas como tiempo perdido o "tiempo muerto"?

Foto: Flickr (zhongdai)

¿Qué es ser familia?

Disfrutar de su familia es uno de los derechos fundamentales de los niños. Los padres tenemos la obligación de asegurarles este y otros derechos.

En la revista de filosofía Thémata (número 10 - 1992) encontré un artículo escrito por Jorge Yarze titulado La aventura humana de "ser familia". Transcribo aquí una parte del mismo que nos recuerda qué es ser familia:

Ser familia es vivir para los que amamos, sentirse parte viva de una comunidad de amor en la que cada parte es esencial. Para eso no hay que estar haciendo declaraciones de amor sino demostrarlo con hechos, en lo pequeño y en lo grande, en las horas buenas y en las malas.

Ser familia es ayudar a los demás miembros de la familia a realizar su fin como personas. No es darles cosas o nuestro tiempo. Es mucho más que eso. Darnos sin medida, sin poner condiciones, sin calcular qué va a pasar. Es una actitud permanente, no un entusiasmo pasajero.

Ser familia es darnos a conocer como somos y aceptar a los demás como son. No fingir, no guardar las apariencias, no hacer teatro, sino sinceridad debida, transparencia en el obrar, aceptación de los propios defectos sin dejar de esforzarnos por mejorar.

Ser familia es vivir la libertad como un compromiso generoso, por encima del egoísmo, el cansancio, los desgastes de la vida, y la idea de que la libertad es hacer cada uno lo que quiera. Muchas veces tenemos que hacer las cosas a contra corriente de nuestros personales deseos.

Ser familia es compartir la vida a diario, la común y corriente, la que puede engendrar rutina, sabiendo que solo el amor sacrificado y esforzado, el que también se renueva a diario, es el arma para atacar la rutina, el desánimo, el aburrimiento o la tentación de infidelidad.


Ser familia es tener conciencia de que los demás necesitan de nosotros tanto como nosotros necesitamos de ellos, y más cuando se trata de los hijos, cuya vida está en nuestras manos y no podemos darles mal ejemplo ni dejarlos expuestos a la falta de amor y entrega.

Ser familia es trabajar pensando en quienes amamos. Si el hogar se lleva en la mente y el corazón, trabajaremos mejor, con la motivación de saber que todo lo que hacemos tiene que ver con ellos, y por eso vale la pena hacerlo sin desmayos, con intensidad.

Ser familia es tener siempre abiertas las puertas del corazón para los nuestros primero que todo, luego para los demás. Ese orden es vital. Si anteponemos el trabajo, la amistad u otros intereses, ese desorden se meterá en el alma, y el trabajo perderá su sentido o lo acabaremos haciendo mal.

Ser familia es saber recomenzar cada día, no acumular pesares, errores, malestares, malos genios, silencios amargos o todo lo que nos quite la paz. Para eso, vivir ocupados en el afán de cada día, con la ilusión de cada momento, con la idea de que las cosas nos van a salir mejor.

Ser familia es descubrir el valor de vivir juntos, reir juntos, divertirse juntos, descansar juntos, pero también, a veces, llorar juntos, sufrir juntos y esperar juntos. Así daremos fuerza a los demás y podremos decir que nuestra vida es compartida, más que lo que cada uno es por separado.

Ser familia es servir con alegría para tener la alegría de vivir y andar sembrándola a nuestro paso.

Fotos: Flickr (russrobinson y boudster)

Lecturas recomendadas: plan de parto

¿Has escuchado hablar del plan de parto o plan de nacimiento? Aquí tienes algunos links muy interesantes para que sepas qué es, para qué sirve y cómo se hace:
¡Que tengas un excelente fin de semana!
Foto: Flickr (jimillpicit)

Salsa para pizza (casera, fácil y rápida)

Esta es mi receta de salsa de tomate que utilizo, entre otras cosas, como salsa para pizza:

Ingredientes
1 cucharada de aceite
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/2 litro de pulpa de tomate concentrada
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de sal
orégano a gusto

Pasos:
1. Cortar la cebolla y el ajo (bien pequeñitos).
2. Calentar el aceite en una olla mediana.
3. Rehogar allí el ajo y la cebolla, revolviendo constantemente para evitar que se quemen.
4. Agregar la pulpa de tomate, el azúcar y la sal.
5. Cocinar apenas unos minutos más.
6. Por último agregar el orégano

Generalmente, para ahorrar tiempo en la cocina, preparo más cantidad y la conservo en el freezer.

Foto: Flickr (pineconekaty)

Trucos para ahorrar agua en el jardín

También en el jardín puedes poner en práctica algunos trucos para reducir el consumo de agua:
  1. Junta agua de lluvia.
    Aprovecha los días lluviosos para juntar agua que luego podrás utilizar, entre otras cosas, para regar.

  2. Riega al final del día.
    Regando el jardín cuando el sol se ha ocultado evitarás pérdidas por evaporación.

  3. Elige plantas autóctonas.
    Parece que estas consumen menos agua que las exóticas, ¿qué tal?
¿Algún otro consejo para cuidar el jardín sin derrochar dinero?

Foto: Flickr (alejandrocolombo)