Jarabe de chocolate

Me gustan las recetas fáciles, rápidas y ricas. En Small Notebook encontré una de jarabe de chocolate que parecía cumplir con todos los requisitos y decidí probarla. Por ser la primera vez, preparé media receta.

Aquí tienen los ingredientes, las cantidades y los pasos a seguir:

Ingredientes
1/4 taza de cocoa en polvo
1/2 taza de agua (mineral sin gas)
1 taza de azúcar
1 pizca de sal
1 chorrito de vainilla

Pasos
1. Mezclar la cocoa con el agua en una cacerola.
2. Calentar la mezcla, revolviendo para terminar de disolver la cocoa.
3. Agregar el azúcar.
4. Hervir durante 2 ó 3 minutos. Revolver constantemente.
5. Retirar del fuego.
6. Agregar la sal y la vainilla.
7. Dejar enfriar.
8. Colocarlo en un recipiente de vidrio y guardar en el refrigerador.

Con estas cantidades obtuve una taza de jarabe de chocolate. Lo probamos con pancakes (panqueques o tortitas americanas) y gustó a todos :-) Ayer lo combiné con leche para prepararme una taza de chocolatada... no fue una buena idea, queda demasiado dulce para mi gusto.

¿Alguna otra sugerencia?

Mi rutina nocturna

Me gusta levantarme temprano y aprovechar ese tiempo a solas (alrededor de 2 horas) en tareas para las cuales necesito silencio y tranquilidad: leer, escribir, trabajar, poner ideas en orden :-) Pero para poder enfocarme en ellas (sin distraerme con tareas de la casa) y empezar el día con más energía necesito mantener ciertas rutinas que me ayudan a organizar la vida familiar.

Para asegurarme una mañana más tranquila y con más tiempo para imprevistos, hay varias cosas que hago antes de irme a dormir. A estas tareas que realizo antes de irme a la cama las llamo "mi rutina nocturna" e incluyen:
  1. Biberón pronto.
    Alrededor de las 8:00 a.m. mi niño reclama su desayuno. Rápidamente lo saco del refrigerador, lo caliento y se lo llevo. Y generalmente, luego de tomarlo, duerme una hora más.

  2. Lavarropas programado.
    Unas 3 ó 4 veces en la semana programo la máquina para lavar la ropa. Al levantarme ya encuentro la ropa limpia.

  3. Almuerzo del niño preparado.
    Es algo tan simple como guardar una porción de la cena para el almuerzo del pequeño. Al día siguiente es solo "calentar y servir"... maravilloso! Cuando no puedo hacerlo realmente lo lamento después.

  4. Mi ropa lista.
    Selecciono la ropa que usaré al día siguiente y la dejo lista para ponérmela.

  5. Juguetes en orden.
    Hago un rápido recorrido por la casa juntando todo lo que está fuera de lugar. Habitualmente el "todo" incluye principalmente juguetes.

  6. Cesto de basura vacío.
    Me aseguro que el cesto de basura esté vacío.

  7. Cocina limpia.
    Odio levantarme por las mañanas y encontrar en la cocina una pila de platos, tazas o vasos sucios del día anterior. Por suerte tengo una gran ayuda: mi esposo :-) Cuando yo no puedo hacerlo, él se encarga de que la cocina quede en condiciones luego de la cena.
Estas tareas me toman no más de 40 minutos, pero me ahorran muchísimo tiempo en las mañanas.

¿Cuál es tu rutina nocturna?

Foto: Flickr (ansiosah)

Utiliza el horno sin derrochar energía

Otra forma de ahorrar en la cocina es hacer un uso eficiente del gas o electricidad. Por eso, cuando cocino al horno sigo algunas reglas que me permiten ahorrar energía:
  • asegurarme que la puerta cierre bien para evitar pérdidas de calor.

  • no abrir la puerta del horno innecesariamente durante la cocción. Cada vez que se abre se puede perder hasta el 20% del calor acumulado.

  • precalentarlo solo cuando la receta lo pide, en el resto de los casos no es necesario.

  • aprovechar el calor residual. Lo apago unos minutos antes que la comida esté en su punto y la dejar dentro del horno, el cual se mantendrá caliente y esto sirve para terminar la cocción.
¿Tienes en cuenta alguno de estos tips cuando utilizas el horno?

Foto: Flickr (lesterhead)

Regalos para niños: 5 ideas originales

¡Qué dificil es elegir un buen regalo para un niño! Personalmente, quiero que sea algo que lo sorprenda, que le guste y que lo disfrute durante más de una hora. El problema es que la mayoría de los niños (igual que los adultos) tienen demasiadas cosas.

¿Te has fijado lo que ocurre en los cumpleaños? Reciben cientos de juguetes. Muchos de ellos se rompen fácilmente y otros quedan olvidados en algún rincón de la casa. Por eso, invertir en experiencias parece ser una excelente idea. Los niños tendrán un lindo recuerdo y los padres tendremos menos cosas para ordenar en casa :-)

En Small Notebook encontré un artículo de Liz Jenkins (organizadora profesional) dando algunas ideas de regalos para niños que no incluyen "cosas", sino experiencias.

Estas son algunas de las que más me gustaron:
  1. Entradas para el cine o teatro.
  2. Un paseo al zoológico, museo o parque de diversiones. Podría ser en compañía de quien le ha hecho el regalo.
  3. Una clase de cocina, manualidades, magia, jardinería, fotografía o cualquier otro tema que le interese.
  4. Un video con fotos del niño con sus amigos y/o familiares. Puedes hacerlo tu misma y animarlo con música, subtítulos, etc.
  5. Una "creación comestible": galletitas, pan, torta. Tu niño disfrutará preparándola, tanto como quien la recibe.
En el próximo cumpleaños, en vez de gastar dinero en más juguetes, probemos con alguna de estas sugerencias.

¿Tienes alguna otra idea de regalos originales para niños?
Foto: Flickr (shopbub)

Cómo aprovechar las cáscaras de naranja

Una forma interesante de ahorrar en la cocina es utilizar partes de alimentos (cáscaras, semillas, hojas, etc.) que generalmente tiramos a la basura. En el caso de las cáscaras de naranjas (sin la parte interior blanca), el primer paso es secarlas. De esta manera podrás conservarlas durante más tiempo y tenerlas disponibles en cualquier momento.

El secado de las cáscaras puede realizarse:
  • en el horno a baja temperatura: en unas pocas horas están listas. ¡Cuidado que no se quemen! Deben quedar "duras" y conservar el color.
  • en un ambiente seco y ventilado: las colocas en un plato en el lugar adecuado y en unos días están prontas.
Una vez secas hay que molerlas (en procesadora, licuadora, molinillo, etc.). Esta cáscara de naranja en polvo se conserva durante mucho tiempo en recipientes herméticos (igual que otras especias) y puedes utilizarla para:
  • saborizar tortas y postres: agrégala en lugar de la clásica esencia de vainilla o ralladura de limón.
  • saborizar té o café.
  • aromatizar la casa: mezclada con canela es ideal para perfumar cualquier ambiente.
Puedes hacer lo mismo con otros cítricos como limón, lima, pomelo o mandarina. ¿Te animas?

Foto: Flickr (Zummo Innovaciones Mecánicas)

Pirámide anti-gérmenes para desinfectar baños y cocinas

Hay zonas de la casa, como el baño y la cocina, que además de estar limpias necesitan estar desinfectadas. Una forma muy sencilla de implementar una rutina de desinfección hogareña es aplicar la Pirámide anti-gérmenes.

Este esquema distingue las áreas más contaminadas que deben ser limpiadas y desinfectadas diariamente, de las que requieren cuidados 3 veces por semana y de las que necesitan solo una desinfección semanal.

Aquí tienes los detalles (cuándo, qué y cómo):
  1. Semanalmente.

    Qué desinfectar
    : Inodoro - Bañadera - Ducha - Rejilla - Mesada o pileta (o lavabo) del baño.

    Cómo hacerlo: pasar un paño embebido con hipoclorito de sodio puro o levemente diluido sobre las superficies mencionadas y dejar actuar por 5 minutos.
  2. Tres veces por semana.

    Qué desinfectar: Llaves de la grifería, accesorios que se usan manualmente - Pisos de cocina y de baño - Mesada de cocina - Botón de descarga del inodoro.

    Cómo hacerlo: concentrarse en las zonas que más se tocan. Desinfectar con una solución de una taza de hipoclorito de sodio en 5 litros de agua tibia.

  3. Diariamente.

    Qué desinfectar: Esponjas - Paños - Pileta y desagüe de la cocina - Tabla de picar o cortar - Limpiar manchas luego de un derrame.

    Cómo hacerlo: llenar la pileta con 3 litros de agua y media taza de hipoclorito de sodio, dejar en remojo por 5 minutos las esponjas, paños y tablas, y enjuagar.
Parece que estas rutinas de desinfección reducen en más de un 99% la cantidad de gérmenes en cocinas y baños.

Imagen tomada de la revista Buena Salud (Año 14 - Nº 161).

Mi lista de tareas diarias

Mencionaba anteriormente que una de las claves para mantener una casa limpia y ordenada es definir las tareas. Saber exactamente qué tienes que hacer diaria, semanal o quincenalmente te ayudará a mantenerte organizada y a ahorrar tiempo evitando tareas innecesarias.

Mi lista de tareas diarias es la siguiente:
  1. Tender las camas.
  2. Lavar la loza.
  3. Sacar la basura.
  4. ...
  5. ...
Los primeros puntos son fijos; son tareas que deben realizarse todos los días. Los últimos 2 son variables y, en un día complicado, puedo quitarlos de mi lista sin (demasiados) remordimientos. Me refiero a algunas de las siguientes tareas: lavar ropa, pasar la aspiradora, planchar, lavar el piso, encerar, limpiar superficies u ordenar. Cualquiera de ellas puede quedar pendiente para el día siguiente.

¿Esperabas encontrar una lista más extensa? Yo creo que es la cantidad de tareas justa y necesaria. Incluye solo aquellas básicas para mantener un buen funcionamiento familiar sin demandar demasiado tiempo.

Enfocarme en pocas tareas me permite cumplir con ellas fácilmente y disponer de más tiempo para el resto de las obligaciones y actividades. Es una de las formas que he encontrado de optimizar mi trabajo en casa.

¿Cuál es tu lista de tareas diarias?
Foto: Flickr (woollywotnots)