04 octubre 2010

Ama de Casa y Mamá (im)perfecta

La semana pasada me topé con varios posts y frases sobre perfeccionismo; y no pude dejar de darme por aludida :) ¿Cuántas veces como amas de casa y mamás queremos, no solo hacer todo, sino hacer todo perfecto? Y como alcanzar la perfección es imposible, los resultados son siempre los mismos: estamos desconformes, lo que hacemos nunca es suficiente, no comenzamos una tarea porque sabemos que no podremos terminarla o no podremos realizarla tan bien como nos gustaría.

Julie, en su post titulado "¿Perfeccionista?" decía que:

"Exigimos la perfección, no solo de nosotros mismos, sino también de los demás, particularmente nuestra pareja y nuestros hijos. Esta exigencia de perfección supone una gran presión para los matrimonios y las familias actuales."

Mi vida está lejos de ser perfecta. No siempre soy tan organizada como parece y mi casa no está tan limpia y ordenada como me gustaría. Varias cosas escaparon a mis planes la semana anterior; por ejemplo:

- no cumplí el plan de limpieza; solo hice las tareas básicas.
- no escribí un post en toda la semana.

Debemos aceptar que no siempre podemos hacer todo y que las cosas no siempre saldrán como esperamos. Por eso, para luchar contra el perfeccionismo es bueno memorizar 3 de los puntos que menciona Julie:
  • No eres perfecta, y nadie a tu alrededor lo es.
  • Tus hijos no se comportarán siempre exactamente como tú quieres.
  • Tendrás días malos.
En su blog, Kate resume estos puntos estupendamente:

"La vida no es perfecta. Yo no soy perfecta. Nadie es perfecto. Disfruta el caos y la locura, encuentra la belleza en el desórden, ten algo de perspectiva... porque estos días imperfectos no durarán para siempre, y cuando hayan pasado los extrañarás."

Foto: Flickr (cherry addict)

4 comentarios:

  1. El día que más me esfuerzo por dejar todo perfecto es el día que peor me va, es como si confabularan contra mi... si me lo tomo a pecho sufro hasta el punto que quiero llorar sino puede ser el día que más me ria de mi misma!!

    ResponderEliminar
  2. Preciso muito aprender com esta postagem...
    Quando somos perfeccionistas, deixamos as pessoas que convivemos pressionadas para seguir o nosso padrão de condutas, mas temos que entender que ninguém nunca será igual.

    Adorei seu blog e vim retribuir a visita. Agora, como estou te seguindo, não perco mais nenhuma novidade.

    Beijos do Brasil!

    ResponderEliminar
  3. Qué emoción ver a las madres de nuestros jugadores apoyándolos, piel de gallina este video http://bit.ly/1ibS7CV

    ResponderEliminar