Año Nuevo: ¿Planes nuevos?

Menos trabajo, más tiempo libre, mucho calor (entre 30 y 40º C), más actividades al aire libre, más días en casa de los abuelos... así son los últimos días del año para nosotros. La semana entre Navidad y Año Nuevo la destino a leer, descansar y hacer planes para el próximo año.

Mi objetivo para el 2011 es priorizar aquellas actividades de las cuales más disfruto. Mis planes incluyen:
  • Leer más, que es una de las cosas que más me gusta y en los últimos años no me he hecho tiempo para eso.

  • Continuar con el blog, que me resulta cada día más interesante.

  • Optimizar mi tiempo on line.

  • Conservar solo los objetos (ropa, adornos, libros, utensilios de cocina, etc.) útiles o importantes para nosotros y deshacernos del resto.
Estos son algunos de mis pasos para llevar un estilo de vida más simple y disfrutable. ¿Qué planes tienes tú para el 2011? Si tu objetivo es "simplificar tu vida para disfrutar más de tu hogar" te invito a que me acompañes en el año próximo. Estaré escribiendo sobre estos y otros temas que seguramente te ayudarán a ser mejor ama de casa y mamá. ¡Feliz Año Nuevo!

Foto: Flickr (Netite)

Las mejores ideas para esta navidad

¡Cuántos posts con ideas para decorar la casa en esta época del año! No soy muy hábil como decoradora, por lo tanto las ideas que más atraen mi atención son las más fáciles, sencillas y que me permiten reutilizar diferentes objetos que tengo en casa.

Este candelabro improvisado con copas es una buena forma de dar a tu mesa de nochebuena un toque diferente.


Otra excelente idea es este cuadro realizado con antiguas tarjetas navideñas. ¡Me encantó! No solo sirve para adornar tu casa durante las fiestas, sino también para conservar esos recuerdos que, de otra forma, continuarían guardados otros 20 años.

12 juguetes económicos y divertidos para niños pequeños

Los juguetes preferidos de los niños no son necesariamente los más costosos. A veces ni siquiera se trata de un juguete propiamente dicho. ¿Quién no tuvo que renunciar alguna vez a una cacerola porque era el juguete favorito del niño?

Es que hasta el más insólito de los objetos puede resultar atractivo y entretenido para ellos. En casa son varias las cosas que se han utilizado, al menos durante algún tiempo, con fines diferentes para los cuales estaban destinadas. Aquí tienes algunos ejemplos:

  1. Cajas de cartón de diferentes tamaños.
    En un comienzo mi pequeño se entretenía simplemente tratando de abrir las cajas pequeñas. Ahora prefiere las más grandes para construir rampas para sus autos y camiones.

  2. Broches de la ropa.
    Con un poco de imaginación se pueden armar infinidad de diseños; desde flores hasta relojes :)

  3. Guías telefónicas viejas.
    Son "grandes libros" para hojear y un papel ideal para enseñarles a rasgar.
  4. Recipientes plásticos vacíos de todo tipo y tamaño.
    Les encanta colocar unos dentro de otros, poner y quitar las tapas, apilarlos o llenarlos con distintos objetos.

  5. Moños de regalos.
    Una bolsita con moños de diferentes colores y tamaños se ha transformado para mi hijo en una bolsa de "nubes de colores".

  6. Utensilios de cocina: espátulas, cucharas, cucharones, coladores, cucharas medidoras y cualquier otro implemento plástico.

  7. Revistas, diarios, catálogos...
    Cualquier papel con fotografías y letras de distintos colores y tamaños llamará su atención.

  8. Antiguas tarjetas telefónicas.
    Me alegra no haberlas vendido porque son uno de sus juguetes favoritos.
  9. Cesta de verduras.
    Ajos, cebollas, papas y zapallitos han paseado por toda la casa; rodando por el piso o descansando en el sillón antes de volver a la cocina.
  10. Collares. Un par de recipientes de plástico y un par de collares han sido suficientes para entretener al pequeño durante más de una hora.
  11. Cinta métrica.
    La enrollamos, la desenrollamos, formamos números, letras o caracoles, nos medimos o la estiramos en el piso.

  12. Bolígrafos viejos.
    Son objetos dignos de observación para un pequeño explorador.
Como ves, cuando hay niños en casa debes pensar 2 veces antes de tirar cualquier cosa. Y si ya no sabes con qué entretenerlos, te invito a probar alguna de estas sugerencias. ¡Seguro que alguna de ellas te funciona!

Fotos: Flickr (walking_fish, lizzyflower)

Cómo mantener una casa (con niños) limpia y ordenada

En uno de los primeros posts sobre cómo crear un plan de limpieza real, una mamá comentó los siguiente: "Una casa limpia y ordenada solo existe cuando se es soltero o cuando se es recién casado y aún no llegan los hijos..."

Es verdad, cuando llegan los niños es muy difícil mantener el orden y la limpieza, al menos en la forma en que lo hacíamos antes. Hay que reorganizar las rutinas familiares y enfocar las tareas de la casa desde otra perspectiva. Estos son los mejores consejos que he recibido, y que me han ayudado, para mantener una casa limpia y ordenada:
  • Planifica una rutina semanal.
    Te ayudará a organizarte y aprovechar mejor el tiempo (que siempre parece poco). Decide cuáles son las tareas básicas, que es necesario realizar a diario; y para el resto hazte un cronograma. ¿Necesitas alguna idea? Te presto mi calendario semanal :)

  • Todo plan debe ser flexible.
    Tanto el plan de limpieza como el menú semanal, deben poder modificarse y adaptarse a los imprevistos que surgen. Evitarás frustraciones por no poder cumplir el plan original.
  • Usa pequeños bloques de tiempo.
    Olvídate de destinar 2 ó 3 horas de corrido a la limpieza de la casa. Si pasas el día sola en casa con tu/s niño/s, esto es imposible. Lo mejor será dividir el trabajo en tareas que no te lleven más de 10, 15 ó 20 minutos: tender una cama, vaciar el cesto de basura, ordenar una parte de la casa...

  • Limpia y ordena mientras los niños están despiertos.
    No esperes que se duerman para limpiar y ordenar; hazlo mientras están despiertos. De esta manera verán que la casa no se limpia sola, que es necesario ocuparse de ella, e irán familiarizándose con las tareas domésticas. Y tú podrás aprovechar la hora de la siesta para disfrutar (a solas) cualquier actividad que te guste.

  • Deja que te ayuden en las tareas de la casa.
    Intégralos en las tareas domésticas; aunque eso signifique destinar 20 minutos en vez de 5 a tender la cama. A mi pequeño de 2 años le encanta ayudarme a poner la ropa en la lavadora, llevar cosas de la cocina al comedor o mover sus juguetes de lugar mientras lavo el piso.

  • Utiliza el tiempo muerto.
    Hay varios momentos durante el día que, si no los aprovechas, se transforman en tiempo perdido. ¿Te has fijado cuántas cosas puedes hacer en la cocina en un minuto (o menos)?
¿Tienes niños? Cómo te organizas para mantener la limpieza y el orden?
Foto: Flickr (Erik Pierson)

Cómo aprovechar el pan viejo: Pan rallado casero

¿Qué haces con los pequeños trozos de pan que van quedando luego de varios días? Yo los guardo en una bolsa en el freezer. Al cabo de un tiempo, cuando he juntado una cantidad razonable, los descongelo, los corto en trozos más pequeños y los tuesto en el horno hasta que estén completamente secos. Luego los paso por la licuadora o procesadora y... voilà! Pan rallado casero.

Foto: Flickr (Clint Fowler)

Solución efectiva y ecológica contra los mosquitos

En casa todos los veranos nos invaden los mosquitos. En los últimos años probamos varias alternativas para combatirlos, pero ninguna era realmente eficaz. Insecticidas en aerosol, tabletas, lociones antimosquito... nada parecía dar resultado.

Este año decidimos probar con un antiguo método: el mosquitero. Así como al pequeño le colocamos un tul sobre la cuna para protegerlo, resolvimos emplear el mismo sistema en nuestra cama. Se trata de un tul que cuelgas en el techo y cubre toda la cama (exactamente como ves en la fotografía).

La que aparece en la foto no es nuestra cama, pero te aseguro que es idéntico y está colocado exactamente igual. Nosotros lo conseguimos en Tienda Inglesa, donde lo vimos por primera vez y (por suerte) no dudamos en comprarlo.

¿Cómo proteges tu hogar de los mosquitos?

Foto: Tienda Inglesa

Organizar las tareas de la casa: mi rutina semanal

Limpiar, lavar, planchar, ordenar, encerar... la lista de tareas de la casa parece ser interminable. Por eso es necesario organizarlas de modo de llevarlas a cabo en el menor tiempo posible. Para mí la solución fue crear una rutina semanal.

En primer lugar debo aclarar que hay 3 tareas que son básicas y, por lo tanto, deben realizarse diariamente:

- tender la cama.
- sacar la basura.
- lavar la loza.

Hay otras tareas que no es necesario hacerlas todos los días. Es suficiente con realizarlas una o dos veces por semana y hay diferentes formas de organizarlas: puedes destinar cada día a limpiar una habitación de la casa (dormitorios el lunes, baño el martes, etc.) o elegir una tarea que abarque toda la casa (pisos el lunes, vidrios el martes, etc.). Yo prefiero la combinación de ambos métodos; de allí surgió mi rutina semanal. Algunos días me dedico a limpiar sectores determinados como el baño y la cocina. Otros, a realizar una misma tarea en toda la casa como lavar los pisos. Y otros, a tareas específicas como lavar, planchar, cambiar sábanas y toallas, planificar el menú, etc.

Este es mi calendario semanal:

Lunes: lavar los pisos, cambiar toallas y paño de cocina.

Martes: limpiar superficies.

Miércoles: limpiar el baño, lavar ropa y planchar.

Jueves: lavar los pisos, cambiar toallas y paño de cocina.

Viernes: limpiar la cocina.

Sábado: cambiar sábanas y toallas, lavar ropa y planificar el menú semanal.

Domingo: ir al supermercado y cocinar para la próxima semana.

Si aun no tienes un calendario semanal definido, quizás este te resulte útil para comenzar a organizar las tareas de la casa. Recuerda adaptarlo a tus propias rutinas, al tamaño de tu casa y al de tu familia.

Foto: Flickr (chezlarsson)

Mi máquina de hacer (no solo) pan

Hoy quiero presentarte mi mano derecha en la cocina: la panificadora o máquina de hacer pan. Es un aparato que mezcla, amasa, leuda y cocina. Parece increíble, pero es verdad. Colocas los ingredientes necesarios, eliges el programa indicado y, al finalizar el mismo, obtienes un pan recién horneado o una masa leudada pronta para utilizar.

- Pan

Tienes un pan de molde a tu gusto. Puedes agregarle harina integral, semillas de lino, de sésamo, avena, salvado. Puedes seleccionar el tamaño y el color de la corteza.

Al comienzo utilizaba el programa 1 (básico) que tarda 3 horas. La principal ventaja de este programa es que puedes programarlo por la noche para que el pan esté recién hecho por la mañana. Actualmente empleo el programa 6 (super rápido) que me permite tener un pan calentito en 58 minutos.

- Pizza

Colocas los ingredientes en la máquina y al cabo de una hora y media retiras la masa pronta para formar la/s pizza/s, cubrirlas con salsa y llevarlas al horno. Te aseguro que no te lleva más de 30 minutos y quedan deliciosas.


- Pan tortuga

Ideal para hamburguesas o "chivitos". La panificadora hace el amasado y el leudado. Tú formas los panes y los cocinas en el horno convencional.


La marca de mi panificadora es Zero Watt y la compramos en Motociclo. Cuenta con 12 programas diferentes: panes, torta, amasado, mermeladas y jaleas. Cada receta o programa tiene sus trucos, pero es muy sencilla de utilizar. Y un detalle importante: es muy fácil de limpiar :)

Pan tortuga (para hamburguesas) hecho en casa

El pan tortuga o pan para hamburguesas también puede ser hecho en casa. Encontré la receta en el blog Pao, Bolos e Cia. y pensé "tengo que probarla". Yo utilicé la panificadora, pero también puedes amasarlo a mano.

Ingredientes:
1/2 taza de agua tibia
1/2 taza de leche
2 cucharadas de azúcar
2 cucharaditas de sal
2 cucharadas de aceite
3 tazas de harina
2 1/2 cucharaditas de levadura seca

Pasos:
1. Colocar los ingredientes, en ese orden, en la máquina de hacer pan.
2. Elegir el programa "masa". En mi máquina es el Nº 8 y tarda una hora y media.
3. Sacar la masa de la máquina y colocarla sobre la mesada enharinada.
4. Quitarle el aire y formar los "bollitos" (a mí me salieron 7).
5. Colocarlos en una fuente para horno, cubrirlos con un paño y dejarlos leudar hasta que doblen su volumen (como yo no tenía más tiempo, me salté este paso).
6. Pintarlos con agua y espolvorearlos con semillas de sésamo.
7. Hornear durante 15 a 20 minutos.
8. Al sacarlos del horno volver a pintarlos con agua.

Ser mamá te cambia la vida

La vida cambia mucho una vez que te conviertes en mamá. Kleenex Mums realizó este año una encuesta a madres australianas para conocer sus pensamientos y sentimientos acerca de la maternidad. Cuando les preguntaron cómo las cosas habían cambiado al convertirse en madres, obtuvieron estas respuestas:

- tiempo.
- comer mejor.
- estrés.
- cambio completo de prioridades.
- no todo es acerca de mí.
- abandonar el trabajo.
- tener alguien que depende exclusivamente de mí.
- paciencia.
- ponerme a mi misma en último lugar.
- nunca estás sola.
- aumento de peso.
- crear un equilibrio.
- aprovechar cada segundo del día.
- todo.
- juguetes por todas partes.
- lavar más.
- menos tiempo para mí.
- pensar sabiamente.
- mi cuerpo.
- sentimientos abrumadores de amor y orgullo.
- madrugar.
- estilo de vida.
- menos salidas.
- estar de guardia 24 hs, 7 días a la semana.
- dormir... oh, cómo lo extraño!
- entender el verdadero amor.

Si tuviera que hacer un ranking no sabría cómo ordenar las respuestas, realmente son tantos los cambios... ¿Cómo ha cambiado tu vida desde que eres mamá?

Ama de Casa y Mamá (im)perfecta

La semana pasada me topé con varios posts y frases sobre perfeccionismo; y no pude dejar de darme por aludida :) ¿Cuántas veces como amas de casa y mamás queremos, no solo hacer todo, sino hacer todo perfecto? Y como alcanzar la perfección es imposible, los resultados son siempre los mismos: estamos desconformes, lo que hacemos nunca es suficiente, no comenzamos una tarea porque sabemos que no podremos terminarla o no podremos realizarla tan bien como nos gustaría.

Julie, en su post titulado "¿Perfeccionista?" decía que:

"Exigimos la perfección, no solo de nosotros mismos, sino también de los demás, particularmente nuestra pareja y nuestros hijos. Esta exigencia de perfección supone una gran presión para los matrimonios y las familias actuales."

Mi vida está lejos de ser perfecta. No siempre soy tan organizada como parece y mi casa no está tan limpia y ordenada como me gustaría. Varias cosas escaparon a mis planes la semana anterior; por ejemplo:

- no cumplí el plan de limpieza; solo hice las tareas básicas.
- no escribí un post en toda la semana.

Debemos aceptar que no siempre podemos hacer todo y que las cosas no siempre saldrán como esperamos. Por eso, para luchar contra el perfeccionismo es bueno memorizar 3 de los puntos que menciona Julie:
  • No eres perfecta, y nadie a tu alrededor lo es.
  • Tus hijos no se comportarán siempre exactamente como tú quieres.
  • Tendrás días malos.
En su blog, Kate resume estos puntos estupendamente:

"La vida no es perfecta. Yo no soy perfecta. Nadie es perfecto. Disfruta el caos y la locura, encuentra la belleza en el desórden, ten algo de perspectiva... porque estos días imperfectos no durarán para siempre, y cuando hayan pasado los extrañarás."

Foto: Flickr (cherry addict)

Claves para organizar una fiesta de cumpleaños simple y agradable

Organizar una fiesta de cumpleaños no tiene porqué ser complicado y estresante. Mi niño cumplirá 2 años el mes que viene y será su primera fiesta de cumpleaños "oficial", ya que en su primer añito simplemente compartimos una torta con tíos y abuelos.

Cuando comencé a pensar, hace algunas semanas, en la organización, todo parecía demasiado complicado, demasiado difícil y demasiado caro. Por eso decidí transformar esa "locura" en algo que todos podamos disfrutar, ya que es una fecha especial que celebraremos año tras año.

Después de escuchar a mucha gente y de leer varias opiniones al respecto, he decidido aplicar algunas reglas básicas (que todos sabemos, pero muy a menudo olvidamos) para evitar agobiarme con los preparativos:

REGLA Nº 1: La fiesta es para que la disfruten el cumpleañero y sus amigos.

Al momento de elegir el lugar, el horario o las actividades enfócate en las preferencias de los niños. Si ellos se sienten a gusto, seguramente los adultos también. Cada vez que me hacen alguna sugerencia o propuesta me pregunto: "¿Los niños realmente lo disfrutarán?". Así es mucho más sencillo decidir qué queremos incluir y también es más fácil prescindir de aquellas cosas que, a pesar de estar de moda o ser tradicionales, a nuestro hijo no le gustan. Por ejemplo, ¿por qué empeñarnos en llenar el salón de globos si al cumpleañero le asustan?

REGLA Nº 2: Trata de ser original.

No es necesario seguir las últimas tendencias ni hacer grandes despliegues para impresionar a los niños. Trata de conjugar sus ideas con tu presupuesto para lograr una fiesta divertida y original. Ofréceles algo diferente de lo que hacen en todos los cumpleaños.

REGLA Nº 3: No exageres con la cantidad de invitados.

El niño se sentirá más cómodo y para tí será más fácil de organizar (y más económico) si invitas solo a familiares y algunos amigos.

REGLA Nº 4: El menú, cuanto más simple mejor.

No siempre la comida chatarra es la preferida de los niños, ni lo más fácil o económico para los padres. ¿Por qué no ofrecerles, el día de su cumpleaños, sus platos favoritos? Mi hijo es feliz comiendo queso, merengues, sándwiches, alfajores de maicena y frutas. En el caso de los niños, tampoco es necesario una gran variedad de bocaditos; 2 ó 3 opciones más la torta es más que suficiente.

REGLA Nº 5: El cumpleaños empieza con los preparativos.

Celebrar un cumpleaños no debe ser una obligación; debe ser un momento para disfrutar en familia (desde la organización hasta la fiesta). Y difícilmente podrás disfrutar de la fiesta si estás agotada y estresada por los preparativos. Por eso, evita todo aquello que te incomode; no estás obligada a hacer algo que no quieras.

Cada paso que doy en la planificación del cumpleaños trato de tener en mente estas reglas para no perder de vista el objetivo: una fiesta de cumpleaños simple y agradable para todos.

¿Cuáles son tus claves para organizar fiestas para niños?
Foto: Flickr (Zach May)

Mi plan de limpieza

Hay muchas maneras de organizar la limpieza de la casa. Algunos prefieren realizar una limpieza profunda una vez por semana. Otros eligen dedicar unos minutos diariamente a limpiar y ordenar. Personalmente, prefiero la segunda opción: cada día limpio una parte de la casa. Me resulta menos agotador.

Independientemente de cómo organices tu rutina de limpieza, hay algunas tareas que debes realizar diariamente y otras que pueden ser más esporádicas (semanal, quincenal o mensualmente). Cada uno decidirá la frecuencia que mejor se adapte a las necesidades de su familia. En mi plan de limpieza las tareas básicas están organizadas de la siguiente manera:

Diariamente:
- tender la cama.
- sacar la basura.
- lavar la loza.

2 veces por semana:
- lavar los pisos.
- cambiar toallas de mano y paños de cocina.
- lavar ropa y planchar.

Una vez por semana:
- limpiar el baño.
- limpiar la cocina.
- limpiar superficies.
- cambiar sábanas y toallas.

Cada 15 días:
- limpiar vidrios y espejos.
- dar vuelta colchones.
- aspirar almohadas y colchones.

Una vez por mes:
- descongelar el refrigerador.
- descongelar el freezer.
- lavar delantales.
- limpiar el horno.

Esta semana mi rutina de limpieza es más o menos así:



¿Tú tienes un plan de limpieza? ¿Cómo organizas las tareas de la casa?

Foto: Flickr (allure star)

El olor de los recuerdos

"El olfato es un potente mago que te transporta a través de miles de kilómetros y de todos los años que has vivido" (Helen Keller). El olfato es el único de los sentidos que tiene esa capacidad de transportarnos en el tiempo. Es increíble como un olor repentino y fugaz puede hacernos evocar momentos, personas o lugares que creíamos olvidados.

Personalmente, hay algunos olores que, cuando aparecen en forma repentina, me transportan a mi niñez:
  • El aroma de las tostadas hechas en una tostadora antigua (de aquellas que se colocaban directamente sobre el fuego).

  • El aroma de las manos de mi mamá.

  • El aroma del café.
Hay otros olores que son memorables:
  • El aroma de los jazmines, que venden en todas las esquinas cuando llega la primavera.

  • El aroma de la tierra mojada en los días de lluvia.

  • El aroma del pan recién horneado.
Y hay un olor especial que trato de guardar cada día en mi memoria:
  • El aroma de mi bebé.
¿Cuáles son tus aromas preferidos? ¿Tienes alguno inolvidable?

Foto: Flickr (photonyx)

Receta de hummus

Una forma deliciosa de comer garbanzos es en hummus (un puré de garbanzos cocidos y condimentado). Si nunca lo has probado intenta prepararlo en casa, es muy fácil y tiene un sabor riquísimo.

Ingredientes:

1 lata de garbanzos
aceite de girasol
1 diente de ajo
perejil bien picado
1/4 cucharadita de pimentón
1 cucharadita de tahini (pasta de sésamo)
sal
jugo de limón

Pasos:
1. Escurrir los garbanzos y "pelarlos". No desesperes, es muy fácil: los aprietas entre 2 dedos y... ¡listo!
2. Procesarlos con el mixer o licuadora junto con parte del líquido y un chorro de aceite (lo necesario para lograr una consistencia pastosa).
3. Agregar el ajo picado, pimentón, perejil y tahini. Procesar bien.
4. Condimentar con sal y jugo de limón a gusto (mejor hacerlo gradualmente para evitar excesos).

Debe quedar una pasta espesa y untable (tipo paté) que puedes comer con pan, galletitas o tostadas. Si te sobra puedes conservarlo algunos días en un recipiente con tapa en el refrigerador.

Una linda forma de conservar los recuerdos familiares

¿Cómo conservas esas ideas inesperadas o frases insólitas de tus hijos? ¿Escribes un diario? ¿Lo anotas en la agenda? ¿Tomas fotografías? Quizás simplemente tienes buena memoria. Yo tengo muy mala memoria para recordar anécdotas u ocurrencias del pequeño. Por eso la "Caja de Recuerdos" que encontré en el blog Steady Mom me pareció la solución perfecta. Es algo así como crear un archivo de recuerdos familiares.

Solo necesitas:

- tarjetas de la medida que prefieras (compradas o hechas en casa).

- una caja de tamaño adecuado (de madera, cartón, metal, etc.).

- separadores para archivar las tarjetas por meses.

Es muy sencillo. Tienes que colocar la caja con las tarjetas y un bolígrafo en un lugar visible. Cuando ocurre algo gracioso o que merece la pena ser recordado, lo anotas en una tarjeta y la vuelves a colocar en la caja. Recuerda escribir también la fecha, así puedes archivarlas cronológicamente.

Yo he diseñado estas tarjetas muy simples de 10 x 15 cm para imprimir en casa:

Además de ser muy fácil de hacer y de no ocupar demasiado espacio, al tenerlas a la mano puedes leerlas a menudo y pasar un buen momento en familia. Si hubiera encontrado esta idea antes no hubiera perdido tantos momentos que me gustaría recordar. Pero como "más vale tarde que nunca"... empezaré desde ahora :-)

Foto: Flickr (ionracas)

Mis momentos para pensar

Un momento para pensar es "un tiempo donde me aparto de las “urgencias” cotidianas, donde me relajo, apago los telefonos, no chequeo mails y trato de hacerlo simple…, de “pensar en papel” y hacer que mi mente fluya… "

A medida que se agranda la familia los "momentos para pensar" son cada vez más escasos. Las rutinas, los niños y las tareas de la casa nos dejan cada vez menos momentos para desconectarnos de nuestras obligaciones. Sin embargo, siempre es bueno poder tomarse un tiempo para reflexionar sobre lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo o lo que vamos a hacer... un tiempo para nosotras.

¿Dónde encontrar unos minutos a solas y en silencio? Podría ser:
  • Cuando te despiertas de madrugada, mientras todos duermen.

  • Frente a la chimenea, mirando el fuego (cuando todos se han ido a dormir).

  • Mientras te duchas.

  • En la sala de espera del médico, odontólogo, salón de belleza.

  • Sentada en un sillón escuchando buena música.

  • Mirando la lluvia a través de la ventana.

  • En la playa, sentada frente al mar... sería ideal!
Desde que nació mi hijo, mis momentos para pensar se limitan a la ducha diaria y alguna, no tan frecuente, sala de espera. Me gustaría saber cuáles son los tuyos. ¿Tienes alguna sugerencia?

Foto: Flickr (remybrand)

Azúcar rubio o moreno {receta casera}

Durante varias semanas recorrí supermercados y tiendas de productos naturales tratando de conseguir azúcar rubio. Parece que no lo venden más por aquí. Al principio me resigné, y luego encontré la forma de prepararla yo misma :-)

¿Quieres saber cómo? Es muy sencillo; solo tienes que comprar melaza de caña y mezclarla con el azúcar blanco. Es lo que muchos fabricantes hacen para reducir los costos de la producción. La melaza se vende en tiendas de productos naturales, su consistencia es similar a la de la miel y su color es bastante más oscuro (casi negro).

Aquí tienes los pasos para preparar azúcar rubio en casa, mira qué fácil:

1. Colocar en un bol una taza de azúcar refinada.
2.
Agregar una cucharada de melaza.
3. Mezclar con una cuchara o tenedor.

¡Listo! Si lo quieres más oscuro simplemente tienes que agregar más melaza.

"El amor es el vínculo de la perfección"

La elección de la lectura para la ceremonia religiosa fue una parte muy importante en la organización de nuestra boda. Queríamos que tuviera un significado especial, que no fuera elegida al azar. Por eso nos tomamos un tiempo, leimos bastante y finalmente elegimos la lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Colosenses (Col 3, 12-17): "El amor es el vínculo de la perfección".

***

Pónganse, pues, el vestido que conviene a los elegidos de Dios, por ser sus santos muy queridos; revístanse de sentimientos de tierna compasión, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia.

Sopórtense y perdónense unos a otros, si uno tiene motivo de queja contra otro. Como el Señor los perdonó, a su vez, hagan lo mismo.

Haciendo todo con amor, todas las cosas concurrirán a la unidad y alcanzarán la perfección.
Que la paz de Cristo reine en sus corazones; ustedes fueron llamados a encontrarla, unidos en un mismo cuerpo. Finalmente, sean agradecidos.

Que la palabra de Cristo habite en ustedes con todas sus riquezas. Que sepan aconsejarse unos a otros y enseñarse mutuamente con palabras y consejos sabios. Con el corazón agradecido, canten a Dios salmos, himnos y alabanzas espontáneas.

Y todo lo que puedan decir o hacer, háganlo en el Nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

***

¿Recuerdas qué lectura escogiste para tu boda?

Foto: Flickr (nophoto4jojo)

Torta de manzanas fácil

Hay muchas recetas de torta de manzanas. Este domingo preparé una que hacia mi mamá. Es muy fácil, muy rápida y muy rica. Además de los ingredientes solo vas a necesitar una taza, una cuchara, un tenedor, una cucharita, un bol o tazón y la fuente para horno :-)

Ingredientes:
12 cucharadas de harina
12 cucharadas de azúcar
4 cucharaditas de polvo de hornear
3 ó 4 manzanas
2 ó 3 huevos
1 taza de leche
esencia de vainilla
manteca

Pasos:
1. Mezclar la harina con el azúcar y el polvo de hornear.
2. Colocar la mitad de esta mezcla en una fuente para horno.
3. Cubrir con las manzanas en rodajas o trozos pequeños.
4. Colocar la otra mitad de los ingredientes secos.
5. Batir ligeramente los huevos con la leche y la vainilla y verter sobre los demás ingredientes.
6. Colocar pequeños trocitos de manteca encima.
7. Llevar a horno caliente durante 20 minutos aproximadamente.

¿Te ha gustado?

Primera salida con el bebé: ¿qué llevar?

La primera salida con el (primer) bebé es todo un tema. No es tan sencillo como parece. Organizarse, llegar en hora y no olvidarse de nada resulta todo un desafío. No importa si van al pediatra, a casa de amigos o familiares. Tienes que pensar que puedes demorar más de lo previsto y que puede ocurrir algo inesperado.

Es buena idea tener una lista en la cual verificar (antes de salir) que llevas todo lo necesario. Esta era mi lista básica para armar el bolso las primeras semanas:

Para el bebé:

- varios pañales.

- cambiador.

- toallitas húmedas.

- bolsa para pañales sucios.

- una muda de ropa.

- un par de toallitas pequeñas para utilizar mientras lo amamantas.

- carné de salud del niño, en caso de que necesite atención médica.

- documento de identidad (si ya lo tiene).


Para la mamá:

- una muda de ropa, por si ensucias lo que traes puesto.

- una botellita con agua y algo para comer (fruta, yogur, pan, galletitas o nueces).

- pañuelos desechables.

- protectores de lactancia.

- toallas femeninas.

- alcohol en gel para desinfectar tus manos (sobre todo cuando no puedes lavártelas).

- documentos.

- dinero.

- cámara de fotos para tener un recuerdo de la primera salida :-)

¿Qué agregarías?

Foto: Flickr (Mint and Lilac)

¿Sabes leer las etiquetas de las prendas?

Para mantener la ropa en perfecto estado es importante respetar las indicaciones para su correcto lavado, secado y planchado. Cada prenda tiene en la etiqueta una serie de símbolos que te indican qué cuidados debes tener para conservarla en buenas condiciones. ¿Conoces el significado de cada uno de ellos? Aquí tienes una guía que te ayudará a descifrarlos:

Símbolos relativos al lavado:

Símbolos relativos a la lejía o lavandina:

Símbolos relativos a la limpieza en seco:

Símbolos relativos al secado:
Símbolos relativos al planchado:
Fuente: enfemenino.com
Foto: Flickr (tcanales)

Yemas de huevo crudas: cómo conservarlas

¿Te sobraron yemas de huevo crudas? ¡No las tires! Puedes conservarlas en el refrigerador durante 2 ó 3 días:

Al separar las yemas de las claras debes tener cuidado que no se rompan.
Luego las colocas en un recipiente, las cubres con agua y las llevas al refrigerador.

Foto: Flickr (kattebelletje)

10 cosas que puedes hacer en la cocina en un minuto (o menos)

Hay tareas de la casa que nos llevan mucho menos tiempo del que pensamos. Y a lo largo del día hay minutos de espera que, para evitar que se transformen en tiempo perdido, podemos aprovechar para ir eliminando tareas pendientes.

Por ejemplo, ¿qué haces mientras calientas algo en el microondas durante un minuto? ¿Te sientas a esperar o aprovechas para hacer algo?

En la cocina hay muchas cosas que podemos hacer en un minuto (o menos):

1. vaciar el cesto de basura.

2. regar una planta.

3. escurrir la esponja.

4. guardar la loza del escurreplatos.

5. juntar migas.

6. poner un paño o repasador limpio.

7. lavar una taza (o más de una).

8. ordenar la encimera o mesada.

9. pasar un paño por el exterior del microondas.

10. preparar el biberón para el día siguiente.

¿Qué otras cosas puedes hacer en un minuto? ¿Qué otro momento del día identificas como tiempo perdido o "tiempo muerto"?

Foto: Flickr (zhongdai)

¿Qué es ser familia?

Disfrutar de su familia es uno de los derechos fundamentales de los niños. Los padres tenemos la obligación de asegurarles este y otros derechos.

En la revista de filosofía Thémata (número 10 - 1992) encontré un artículo escrito por Jorge Yarze titulado La aventura humana de "ser familia". Transcribo aquí una parte del mismo que nos recuerda qué es ser familia:

Ser familia es vivir para los que amamos, sentirse parte viva de una comunidad de amor en la que cada parte es esencial. Para eso no hay que estar haciendo declaraciones de amor sino demostrarlo con hechos, en lo pequeño y en lo grande, en las horas buenas y en las malas.

Ser familia es ayudar a los demás miembros de la familia a realizar su fin como personas. No es darles cosas o nuestro tiempo. Es mucho más que eso. Darnos sin medida, sin poner condiciones, sin calcular qué va a pasar. Es una actitud permanente, no un entusiasmo pasajero.

Ser familia es darnos a conocer como somos y aceptar a los demás como son. No fingir, no guardar las apariencias, no hacer teatro, sino sinceridad debida, transparencia en el obrar, aceptación de los propios defectos sin dejar de esforzarnos por mejorar.

Ser familia es vivir la libertad como un compromiso generoso, por encima del egoísmo, el cansancio, los desgastes de la vida, y la idea de que la libertad es hacer cada uno lo que quiera. Muchas veces tenemos que hacer las cosas a contra corriente de nuestros personales deseos.

Ser familia es compartir la vida a diario, la común y corriente, la que puede engendrar rutina, sabiendo que solo el amor sacrificado y esforzado, el que también se renueva a diario, es el arma para atacar la rutina, el desánimo, el aburrimiento o la tentación de infidelidad.


Ser familia es tener conciencia de que los demás necesitan de nosotros tanto como nosotros necesitamos de ellos, y más cuando se trata de los hijos, cuya vida está en nuestras manos y no podemos darles mal ejemplo ni dejarlos expuestos a la falta de amor y entrega.

Ser familia es trabajar pensando en quienes amamos. Si el hogar se lleva en la mente y el corazón, trabajaremos mejor, con la motivación de saber que todo lo que hacemos tiene que ver con ellos, y por eso vale la pena hacerlo sin desmayos, con intensidad.

Ser familia es tener siempre abiertas las puertas del corazón para los nuestros primero que todo, luego para los demás. Ese orden es vital. Si anteponemos el trabajo, la amistad u otros intereses, ese desorden se meterá en el alma, y el trabajo perderá su sentido o lo acabaremos haciendo mal.

Ser familia es saber recomenzar cada día, no acumular pesares, errores, malestares, malos genios, silencios amargos o todo lo que nos quite la paz. Para eso, vivir ocupados en el afán de cada día, con la ilusión de cada momento, con la idea de que las cosas nos van a salir mejor.

Ser familia es descubrir el valor de vivir juntos, reir juntos, divertirse juntos, descansar juntos, pero también, a veces, llorar juntos, sufrir juntos y esperar juntos. Así daremos fuerza a los demás y podremos decir que nuestra vida es compartida, más que lo que cada uno es por separado.

Ser familia es servir con alegría para tener la alegría de vivir y andar sembrándola a nuestro paso.

Fotos: Flickr (russrobinson y boudster)

Lecturas recomendadas: plan de parto

¿Has escuchado hablar del plan de parto o plan de nacimiento? Aquí tienes algunos links muy interesantes para que sepas qué es, para qué sirve y cómo se hace:
¡Que tengas un excelente fin de semana!
Foto: Flickr (jimillpicit)

Salsa para pizza (casera, fácil y rápida)

Esta es mi receta de salsa de tomate que utilizo, entre otras cosas, como salsa para pizza:

Ingredientes
1 cucharada de aceite
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/2 litro de pulpa de tomate concentrada
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de sal
orégano a gusto

Pasos:
1. Cortar la cebolla y el ajo (bien pequeñitos).
2. Calentar el aceite en una olla mediana.
3. Rehogar allí el ajo y la cebolla, revolviendo constantemente para evitar que se quemen.
4. Agregar la pulpa de tomate, el azúcar y la sal.
5. Cocinar apenas unos minutos más.
6. Por último agregar el orégano

Generalmente, para ahorrar tiempo en la cocina, preparo más cantidad y la conservo en el freezer.

Foto: Flickr (pineconekaty)

Trucos para ahorrar agua en el jardín

También en el jardín puedes poner en práctica algunos trucos para reducir el consumo de agua:
  1. Junta agua de lluvia.
    Aprovecha los días lluviosos para juntar agua que luego podrás utilizar, entre otras cosas, para regar.

  2. Riega al final del día.
    Regando el jardín cuando el sol se ha ocultado evitarás pérdidas por evaporación.

  3. Elige plantas autóctonas.
    Parece que estas consumen menos agua que las exóticas, ¿qué tal?
¿Algún otro consejo para cuidar el jardín sin derrochar dinero?

Foto: Flickr (alejandrocolombo)

Mi tesis preescolar

"Yo quería hacer una canción para enseñarle a mi hija las cosas más importantes de la vida y terminé haciendo una canción con todo lo que aprendí y sigo aprendiendo de ella cada día." Así presenta Guillermo Echevarría de decoaching.com su vídeo Mi Tesis Preescolar:

La miel: un clásico del invierno

Ha comenzado oficialmente el invierno. Algo que no falta en casa en esta época del año es la miel. Apenas comienzan los días fríos corro a la tienda a comprar un frasco (de los grandes). La única condición es que sea Miel Pura de Abeja.

La disfruto en 3 clásicos del invierno:
  • Tostadas con mantequilla y miel.
    Son mis preferidas en el desayuno, acompañadas por un café con leche bien caliente. Nada mejor para enfrentar el frío y comenzar el día con energía.

  • Té con limón y miel. En resfríos y estados gripales no puede faltar. Además es ideal para entrar en calor por la tarde, mientras estoy sentada frente al ordenador :-)
  • Leche tibia con miel.
    Alivia el dolor de garganta y (dicen que) ayuda a dormir mejor.
Hace unas semanas también la probé, gracias a Georgina, en el Sándwich Monte Cristo... ¡una delicia!

¿Alguien más que le guste la miel? ¿La utilizas durante todo el año o solo en invierno?Foto: Flickr (jelon71)

Lecturas recomendadas: embarazo, parto y posparto

Lecturas recomendables para embarazadas, mamás y futuras mamás:
¡Buen fin de semana!

Foto: Flickr (mccoymichaelr)

Plan de limpieza real (no ideal)

Un plan de limpieza semanal es una muy buena idea para mantener la casa limpia y ordenada. Pero no siempre es fácil cumplirlo. El problema es que solemos trazarnos una rutina de limpieza ideal (perfecta para mantener una casa impecable) pero irrealizable.

Mi plan de limpieza inicial incluía lavar los pisos 3 veces por semana. Cuando planifiqué las tareas pensé que esa sería la frecuencia perfecta para mantener la casa en condiciones. No pude comprobarlo, porque me faltaba tiempo para cumplir con todo. Solía priorizar otras tareas y terminaba siempre postergando el lavado de los pisos.

La sensación de tener tareas pendientes o de no poder cumplir con las obligaciones es más agotadora que el plan de limpieza en sí mismo. Por eso decidí revisarlo y convertirlo en algo no tan perfecto, pero sí más ajustado a la realidad. Sigo pensando que lavarlos 3 veces por semana sería lo ideal. Sin embargo, debo aceptar que (de momento) 2 veces por semana es lo posible. ¿Plan de limpieza mediocre? No, realista.

Es bueno recordar que, cuando nos ocupamos de la casa, hay 3 reglas muy importantes (que a menudo olvidamos):

- La casa perfecta no existe.
La casa limpia, ordenada y perfectamente decorada existe solo en las revistas, no en la vida real. Mantenerla limpia y ordenada no es un fin en sí mismo; lo verdaderamente importante es ocuparse de las personas que allí viven. ¡Revisa tus expectativas!

- Las tareas deben adaptarse a la rutina familiar (no al revés).
Cuando hacemos un plan de limpieza lo realizamos pensando en la frecuencia ideal de las distintas tareas. Luego tratamos de organizarnos de tal manera que nuestras obligaciones nos permitan cumplir con la planificación. Es exactamente al revés, hay que planificar las tareas en función del resto de nuestras actividades y del tiempo "real" que disponemos cada día para dedicarles. Si hay algo que siempre queda pendiente, ¡prueba hacerlo otro día!

- Todo plan debe ser flexible.
El plan inicial nunca es el definitivo (aunque nos gustaría que fuera así de simple). Hay que probarlo y modificarlo tantas veces como sea necesario hasta encontrar la rutina que mejor se adapta a cada uno. Además, habrá semanas en las que seguramente quedará archivado porque debemos ocuparnos de asuntos mucho más importantes. ¡Tienes la libertad de cambiarlo cuando sea necesario!

¿Cómo te organizas para limpiar la casa? ¿Tienes una rutina programada o tu limpieza es más incidental?

Foto: Flickr (jaymiek y uauage)

4 formas de planificar el menú familiar

No hay dudas, planificar el menú familiar nos ahorra tiempo, dinero y energía. Hay muchas formas de hacerlo. Cada uno elegirá la que mejor se adapte a la dinámica familiar: menú semanal o mensual, una o más comidas, para comer en casa o para llevar a la oficina.

El mejor método que he encontrado para simplificar esta tarea es asignar a cada día un alimento, un tema o una técnica de cocción. Luego seleccionar, para cada día, al menos 2 recetas. Esta estrategia hace mucho más fácil la planificación del menú, ya que para cada comida hay un número limitado de opciones.

Si tienes intenciones de comenzar a organizar el menú familiar, tienes varias formas de hacerlo:

Según el alimento principal
.
Es quizás la mejor opción para lograr un menú más equilibrado desde el punto de vista nutricional. Escoges una receta para cada día en base al alimento designado:
  1. Carne (ejemplo: carne al horno con puré).
  2. Leguminosas (ejemplo: cazuela de lentejas).
  3. Pescado (ejemplo: pescado al horno con ensalada).
  4. Verduras (ejemplo: tarta de zapallitos con arroz).
  5. Pasta (ejemplo: tallarines con tuco).
  6. Pollo (ejemplo: milanesas de pollo con ensalada).
  7. Huevos (ejemplo: omelette con ensalada).
Según la técnica de cocción.
Para aquellos que prefieren, más que gran variedad de alimentos, mayor variedad de técnicas culinarias. Es también una buena forma de organizar las recetas :-)
  1. Horno (ejemplo: pollo al horno con papas).
  2. Fritura (ejemplo: milanesas con ensalada).
  3. Comida de olla (ejemplo: guiso).
  4. Plancha (ejemplo: churrasco con puré).
  5. Hervido (ejemplo: pasta con salsa).
  6. Sin cocción (ejemplo: sándwiches).
  7. Parrilla (ejemplo: carne y verduras asadas).


Según las ofertas del super.
Es necesario destinar más tiempo, ya que es necesario revisar las ofertas del supermercado para luego seleccionar las recetas que integrarán el menú. Sin embargo, es una buena opción para hacer rendir más el dinero:
  1. Carne picada (ejemplo: pastel de carne con puré).
  2. Atún (ejemplo: torta de atún con ensalada).
  3. Polenta (ejemplo: polenta con tuco).
  4. Acelga (ejemplo: pascualina).
  5. Fiambre (ejemplo: torta de fiambre).
  6. Panchos (ejemplo: panchos con ensalada).
  7. Ñoquis (ejemplo: ñoquis con salsa).

Según temas.
Uno de los métodos más originales, en el que puedes contemplar los gustos de toda la familia o incluso cada uno puede sugerir un tema:
  1. Rápido y fácil (ejemplo: panchos al pan).
  2. Light (ejemplo: pollo a la plancha con ensalada).
  3. Económico (ejemplo: polenta con tuco).
  4. Vegetariano (ejemplo: canelones de verdura con salsa).
  5. Plato favorito (ejemplo: strogonoff de pollo).
  6. Sobrantes (ejemplo: pizza. ¿quieres saber cómo recalentarla?).
  7. Salir a comer.
Estas son solo algunas ideas. ¡Comparte las tuyas! ¿Planificas el menú semanal o mensual? ¿Cuál es tu técnica?
Fotos: Flickr (saltandchocolate y zenorschnitzel)

Pan del día anterior como recien hecho

Para transformar el pan del día anterior en un pan recién hecho, prueba este truco:

Te mojas las manos y humedeces ligeramente el pan. Luego lo llevas al horno hasta que esté caliente y la cáscara quede crocante.

Te aseguro que nadie notará la diferencia :-)

Foto: Flickr (teuobk)